ALERTS

Alerts

En su columna semanal, en la revista Angelus, el Arzobispo José H. Gomez llamó al presidente Trump y a los miembros del Congreso que regresan a Washington desde su receso de agosto, a encontrar un terreno común en la reforma migratoria y hacer permanente el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

“En todo sentido, ha habido renuencia a buscar un terreno común”, dijo el Arzobispo Gomez. “Todas las partes parecen estar dispuestas a dejar la cuestión sin resolver, incluso si eso significa que la gente siga sufriendo, todo con tal de no “dar el propio brazo a torcer”.

El Arzobispo también declaró que “nuestro sistema de inmigración es inadecuado y que sus fallas abarcan, de manera extensiva, todas sus áreas”. Expresó su decepción por la falta de acción para promulgar una reforma integral de la inmigración y pidió a los líderes en Washington que tomen acción “parte por parte”.

“Hemos de tener en cuenta que por debajo de toda política, se está tratando con personas reales y asuntos reales, y que existen diferencias de opinión legítimas”, dijo el Arzobispo. “Eso no debe ser una excusa para la inacción. Más bien, debe ser el motivo para unirnos y encontrar una manera de avanzar. Podemos empezar de inmediato, resolviendo la situación de los jóvenes a quienes atañe el programa DACA. Sería una tragedia cancelar el programa DACA y declarar que estos 800 mil jóvenes son ‘ilegales’ y empezar a deportarlos”.

En la columna, el Arzobispo está pidiendo un alivio permanente a los estudiantes y jóvenes del programa DACA.

“Ellos no tomaron la decisión de entrar a este país en violación de nuestras leyes, y en justicia no podemos hacerlos responsables por ello. Estados Unidos es el único país que conocen y la gran mayoría está poniendo todo su esfuerzo por aportar su propia contribución al sueño americano. Por lo tanto, me estoy esforzando por persuadir a nuestros funcionarios electos a que actúen para concederles a estos jóvenes un alivio permanente del temor a la deportación, y la oportunidad de obtener la residencia permanente y, finalmente, de buscar la ciudadanía. Podemos hacer esto y debemos hacerlo. Es lo correcto”.

Para el texto completo de la columna del Arzobispo en inglés y español, visite http://www.angelusnews.com/articles/moving-forward-on-immigration y http://vida-nueva.com/avanzando-en-tema-la-inmigracion/