ALERTS

Alerts

Hoy, el Arzobispo José H. Gomez emitió la siguiente declaración sobre la introducción de la propuesta de ley “Dream Act 2017” (S. 1615).

Declaración sobre la introducción de la propuesta de ley “Dream Act 2017” (S. 1615)

Reverendísimo Monseñor José H. Gomez

Arzobispo de Los Ángeles

21 de julio, 2017

Acojo con satisfacción esta nueva legislación bipartidista y agradezco al Senador Graham y al Senador Durbin por su liderazgo.

Este proyecto de ley es un primer paso importante en la reforma migratoria que nuestro país necesita.

Esta propuesta de ley eliminaría de forma permanente la amenaza de deportación que ahora pesa sobre las cabezas de más de un millón de jóvenes que fueron traídos ilegalmente a este país o viven en hogares de padres indocumentados.

Bajo esta legislación, estos jóvenes tendrán ahora la oportunidad de obtener la residencia permanente y eventualmente buscar la ciudadanía en nuestro país.

Esto es lo correcto y la forma compasiva de hacerlo.

Estamos hablando de personas que han crecido en este país desde que eran niños pequeños. Estados Unidos es todo lo que conocen. Ahora mismo, ellos viven en una especie de “limbo” sin ningún tipo de estatus legal, aunque muchos de ellos están trabajando duro, van a la universidad y a las escuelas de posgrado y de leyes, e incluso sirven en nuestras fuerzas armadas.

En mi experiencia, estos son buenos chicos que quieren usar sus vidas para hacer la diferencia en nuestro país. Estos hombres y mujeres jóvenes quieren compartir el sueño americano. Ellos son el ejemplo de lo mejor sobre el espíritu inmigrante que hace que nuestro país sea excepcional.

Ha pasado mucho tiempo para que podamos dar la bienvenida a estos jóvenes inmigrantes como ciudadanos y darles las oportunidades que necesitan para prosperar y para ayudar a nuestro país a crecer. Una sociedad justa y compasiva no puede continuar castigando a niños inocentes por los errores de sus padres.

Así que aplaudo esta nueva legislación y prometo mi apoyo y el apoyo de la comunidad católica aquí en Los Ángeles.

Oro para que nuestros líderes en Washington aprovechen este momento, dejen de lado las diferencias partidistas y se unan para aprobar este proyecto de ley rápidamente. Y rezo para que esta legislación marque el comienzo de una reforma integral del sistema de inmigración de nuestra nación, que asegure y proteja nuestras fronteras; que nos permita acoger a los recién llegados que tienen el carácter y las capacidades que nuestro país necesita para crecer; y que proporcione una solución compasiva para aquellos que son indocumentados y forzados a vivir en las sombras de nuestra sociedad.